19 de febrer de 2012

EL ÚLTIMO CINE.

  El pasado jueves se cumplió el primer mes desde que Alaior cerró su último cine, con la crisis como excusa el ayuntamiento desenfundó las tijeras y retiró la imprescindible subvención para su supervivencia, la estocada final a esta sala, es la tercera y última defunción de un cine en la historia de Alaior, localidad de poco más de 9.000 habitantes.  






  En un tiempo cuando suponía la principal -y casi única- oferta de ocio en el pueblo, el público formaba largas colas en la entrada del cine para ver películas como “Mujer X”,  “Ben-Hur”, “Quo-vadis”, “La Túnica sagrada”, y  sobre todo “luz de Gas” que en su momento causó un gran impacto entre los alaiorenses, más tarde llegaron las de el Lejano Oeste, Louis de Funes, el Landismo  y la época del destape.







  El cierre también se lleva por delante otro proyector analógico, en las multisalas de Ciutadella ya son sustituidos por los digitales y sus fríos discos duros contra el celuloide.



  Tras cincuenta años, esta sala se lleva con ella historias de la época de censura, el cura, el jefe de la Falange y el de la Guardia Civil gritaban: "¡ Corta Sans!!", el operador sabía que había de mutilar la película. Cada domingo el párroco colgaba la calificación para la película de la semana en la puerta de la iglesia, "Escuela de sirenas"  de Esther Williams fue una de la víctimas.



En su día incluso desde Maó llegaban espectadores para ocupar alguna de las 240 butacas de la sala,  en tres ocasiones se pudo colgar el cartel de aforo completo con “Ben-Hur”, “Titánic” y “El Rey León”.



"Un dios salvaje" de Roman Polanski, fue la última película que se proyectó en Alaior.









1 comentari:

Anònim ha dit...

Els cinemes de Ciutadella emeten en digital o en 35 mm, segons sa pel·lícula. Les del cineclub casi sempre són en 35 mm, només Melancolia de LVT va ser emesa en digital. Les comercials totes.