9 de novembre de 2012

MORIR SIN CASA.

Árbol muerto, quemado el pasado verano por un pirómano y cortado recientemente. Ferreries.

   Vivo en un país que arrebata el trabajo a sus gentes, un lugar con ley propia que arranca a los individuos de su hogar, hoy la desesperanza ha llevado a una mujer de Bilbao a tomar el camino hacia la muerte voluntaria, el tercer suicidio en poco tiempo; casualmente y también hoy, los que redactan la ley enfrascados en sus campañas electorales hablan de buscar "soluciones" a los desahucios....
   Hay algo que no esta bien, esta mal, muy mal.