23 de febrer de 2013

EL 23 F, BARCELONA, LA MOBILETTE Y LOS ULTRAS.

  En el año 1981 vivía con mi familia en el barrio del Carmelo de Barcelona, trabajaba como aprendiz en un pequeño taller donde se fabricaban aparatos náuticos en el paseo de Colón, y por las noches estudiaba el bachiller (B.U.P) en la Pza. Tetuán concretamente en la escuela concertada del Sagrado Corazón, todo esto representaba unos largos desplazamientos que solucionaba con mi vieja Mobilette modelo "AV-188 trial ciudad", adornada con alguna pegatina reivindicativa del momento.

Vista aproximada de la distancia desde el Carmelo hasta el centro de Barcelona.

    El 23 de febrero como un día cualquiera estaba en el aula, alguien abrió muy lentamente la puerta, se anuló la clase y todos para casa, se hablaba de un golpe de estado. Salimos del instituto, me subí a mi ciclomotor y como siempre tomé el camino hacia casa por calle Diputación, llegando al paseo de Gracia el semaforo rojo, junto a mi un coche con dos jóvenes de la ultraderecha, portaban una bandera española, una mirada de odio y un dedo alrededor de su cuello amenazándome de muerte, me asusté, y el rojo siempre rojo, una eternidad hasta que la luz verde vino a socorrerme.

Una Mobilette como esta me acompaño durante varios años en Barcelona.

 Han pasado más de treinta años y aún hoy mis recuerdos del 23 F del año 1981 siguen siendo esos segundos de luz roja que se convirtieron en una eternidad, esa cara, el odio en sus ojos, su amenaza desafiante y mi Mobilette.