19 de febrer de 2013

LA HISTORIA DE FOKOR UDDIN.


  Fokor Uddin llegó a Menorca en el año 1997, tenía trabajo y compartía piso con otros compañeros, cinco años mas tarde en el 2002 su mujer Runa y su primer hijo dejaron Bangladesh para reunirse con él, buscaron un piso para alquilar pero no consiguieron que nadie les alquilara un apartamento, los que sí accedían pedían un alquiler muy alto, en la inmobiliaria Paraíso de Maó les informaron que encontrar una vivienda de alquiler sería imposible y que la mejor solución sería comprar, no tenian que preocuparse de nada, ni tan siquiera  de las gestiones con el banco, de este modo se encontraron un buen día en la notaría hipotecándose con el banco BBVA del que no eran clientes y que jamás habían tenido ninguna relación con ellos, el préstamo inicialmente era de 69.000.-€ pero tuvieron que aumentarlo para poder cubrir las obras del edificio al detectar aluminosis en su estructura, asimismo les tocó adelantar los gastos de traslado al Hospital San Juan de Deu de Barcelona y a Mallorca por las operaciones a corazón abierto de su pequeño hijo de cuatro años.
  Desde el día 5 de enero de 2012 ya no pueden vivir en su piso de 56 metros cuadrados, cuando la administradora de la finca les aseguró que las obras finalizarían en dos meses Fokor y su esposa buscaron un apartamento donde vivir con sus tres hijos menores de edad durante ese tiempo, el inicio de las reformas se retrasaron hasta el mes de octubre y durante 4 meses Fokor pagó las cuotas de su hipoteca con el BBVA, el alquiler de 400 euros, las cuotas de la comunidad de vecinos  y desplazamientos a Barcelona para las revisiones de su hijo. Consiguió trabajo para una par de meses pero actualmente cobra la renta mínima y recibe ayuda de alimentos de Càritas.



Todas estás circunstancias hacen que Fokor Uddin tenga derecho a acogerse al Decreto Guindos, en el mes de diciembre presentó por escrito su solicitud para acogerse a dicho decreto, cumple todos los requisitos pero la respuesta del banco es que no pueden aceptarlo al no tratarse de su "vivienda habitual", a pesar de que saben que la família bengalí no vive en su casa porque la puerta de entrada al edificio está clausurada.


  El pasado martes 12 de febrero Fokor se reunió con el director de la sucursal del BBVA de la Explanada,  lo acompañaron un miembro y el abogado de la Plataforma de Afectats  Hipoteca de Menorca, una representante de Càritas y un compañero que también está pendiente de respuesta de su Guindos , informaron que la respuesta de los servicios jurídicos ya la tenian, el abogado les comunicó que si el BBVA insiste en su postura  la PAH Menorca emprenderá acciones legales sobre este caso. También se comunicó que se daría a conocer públicamente la situación de la familia de Fokor y que iniciarían una campaña de apoyo 


    Hoy  martes más de cien personas  se han congregado a las puertas de la oficina del BBVA, de la Plaza Explanada nº 9 de Maó para apoyar a esta família.




2 comentaris:

Dani Márquez ha dit...

Muchas gracias, David, por contarnos la historia de Fokor Uddin, y estaría bien que la leyeran los que siempre hablan sin conocimiento de causa.
Voy a intentar difundir tu crónica

DAVID ARQUIMBAU ha dit...

Muchas gracias Dani, todos podemos aportar nuestro grano de arena, cada uno en lo suyo,